Seleccionar página

Luego de diez años de aplicar la despenalización del aborto hasta las 12 semanas de gestación en la Ciudad de México, especialistas y el Centro de Estudios y Formación Integral para la Mujer (CEFIM) revelaron que esta política pública ha fracasado porque no ha disminuido la mortalidad materna ni tampoco erradicado la clandestinidad.

En reunión con senadores y diputados de las distintas fuerzas políticas, los investigadores Marcelo Bartolini y Cándido Pérez presentaron los resultados del Informe “Aborto, la política de un Estado claudicante”, resaltando que, durante estos diez años, en la Ciudad de México el porcentaje que representa el aborto como causa de mortalidad materna es mayor que el promedio nacional.

Como resultado de las investigaciones hechas por parte de los especialistas, con datos del Observatorio de Mortalidad Materna, la Dirección General de Información en Salud y la Secretaría de Salud, en la capital el aborto representa el 10.7% de las muertes maternas, mientras que a nivel nacional representa 9.2%.

Práctica del aborto en la CDMX

El informe evidenció que no hay garantía de que la política pública haya acabado con la clandestinidad, sobre todo porque las autoridades desconocen en qué condiciones se realizan nueve de cada 10 abortos que se llevan a cabo en la Ciudad de México.

A la fecha, ninguna autoridad recopila información sobre los abortos realizados en al ámbito privado, por lo que se ignora cuántas mujeres abortan, qué procedimientos se realizan, qué edades tienen, entre otros muchos datos que ayudarían a dimensionar la problemática.

Bajo este escenario, y de acuerdo con los cálculos realizados por investigaciones académicas, durante los últimos diez años se habrían realizado alrededor de 1.5 millones de abortos, y no los más de 176 mil que las autoridades sanitarias de la Ciudad de México tienen registrados.

Reincidencia

De igual forma, los investigadores subrayaron que la política pública denominada, “Interrupción Legal del Embarazo” adoptada en la Ciudad de México, no ha hecho más que reducir la autonomía de la mujer a una sola alternativa: el aborto, por lo que en los hospitales del gobierno capitalino más de 11 mil mujeres han abortado dos o más veces, ya que no se les ofrece otra alternativa.

Los especialistas puntualizaron que este dato muestra que la reincidencia en la práctica del aborto, no sólo es un dato preocupante a nivel social, sino que continuará aumentando ante la falta de opciones reales para atender la salud y la vida de las mujeres y sus hijos, desde un enfoque integral.

Finalmente, los investigadores lanzaron un llamado a los legisladores, al gobierno federal como al local para que ante el inicio del periodo ordinario de sesiones en el Congreso y tras diez años de esta política, se haga un profundo análisis en la materia, a fin de privilegiar la vida de las mujeres y la de sus hijos por nacer.

El reto es revertir la vulnerabilidad en la que se encuentran miles de mujeres embarazadas, uno de los sectores más discriminados y desprotegidos de México, concluyeron.

Fuente.